sábado, 9 de julio de 2016

Cómo crear una lluvia de ideas


Ocurre que la inspiración no llega cuando más la necesitamos, una lluvia de ideas es una de las herramientas más útiles con las que puede hacerse un escritor. Esta lluvia de idas puedes tenerla archivada en carpetas, documentos, en el móvil, una libreta o donde prefieras.
La estrategia consiste en tener guardadas en algún lugar montones de posibles ideas para crear nuevas novelas. Esto con el fin de ayudarte a la hora de que la inspiración te quiere jugar una mala pasada, entonces puedes acudir a tus ideas guardas para desarrollar tu historia.
La lluvia de ideas se debe hacer cuando estamos inspirados pues en ese momento es cuando debemos aprovechar y guardar todas las ideas para posibles situaciones futuras, por ello te dejo algunos consejos para hacerlo.


Crea hábitos

Lo primordial para construir una buena carpeta de ideas suficientes para las épocas de difíciles, es crear buenos hábitos y acostumbrarte a generar ideas cada cierto tiempo. Puedes plantearte, por ejemplo, dedicar una hora a esta labor. Si en esa hora logras anotar dos o tres ideas, al final de un mes ¡habrás conseguido tener un buen número de Ideas para tus historias.
El escritor debe formarse un habito que se adecúe a sus ideas, hábitos que puedan ayudar a captar la inspiración y transformarlo en buenas ideas que posteriormente se convertirán en grandiosas historias.

No trates de desarrollar las ideas

Las ideas deben escribirse tal y como vienen a la mente, es como hacer un boceto de algún dibujo, no se debe intentar desarrollarlas en el mismo instante porque puede pasar que te bloquees y entonces pasara de ser una buena idea a convertirse en una decepción.

Mantenerse alerta

Las ideas a menudo nacen de la nada como bien lo dicen por arte de magia, las ideas no solo aparecen cuando te sientas a pensar en ellas. De hecho, es mucho más fácil obtenerlas el resto del tiempo, si estamos alerta. Cuando escuchas una conversación interesante, lees algo en un libro que te sugiere otra cosa, cuando ves a una persona que llama tu atención y te gustaría convertirla en un personaje.
Por eso es importante que lleves siempre encima algo con lo que escribir o grabar esas ideas que aparecen de repente. A no ser que tengas una memoria que guarde y recuerde todo, es posible que se te acabe olvidando si no la anotas inmediatamente.

Busca la inspiración en otras personas

A veces cuando no hay reacción de inspiración por nuestra parte ponte a escuchar a otras personas, conversaciones de amigos, tu familia, compañeros, etc. Cuando leas, ten siempre lápiz y papel a mano y anota ideas que te sugieran tus lecturas. No se trata de plagiar, sino de encontrar inspiración en ese artículo científico, en ese personaje, en ese tema, en esa pequeña trama de un libro que te da una idea para desarrollarla de otro modo…
Puedes hacer lo mismo cuando veas una película, cuando vayas a una exposición o a un concierto. El arte es una gran fuente de inspiración para sugerirnos cosas nuevas. También puedes guardar imágenes o recortes de revistas que te llamen la atención.

Guardarlo todo

Aunque a veces las ideas nos parecen absurdas y sin sentido se deben guardarlas pues no se sabe en qué momento pueden servirnos. No sabes qué te puede sugerir ese mismo pensamiento dentro de varios meses, incluso años. Tu carpeta de ideas tiene que ser una especie de cajón de mago en el que cabe todo y al que recurrir cuando necesites inspiración. Así que olvídate juzgar tus ideas y escribe tus ideas sin más. En el futuro tendrás tiempo para pensar más afondo y discutir contigo mismo sobre tus ideas.

¿Dime que te a parecido este post?, ¿tienes alguna idea que pueda usarse para crear una lluvia de ideas en el futuro?, dinos que piensas de estas herramientas.

By: Hector XP
Share:

0 comentarios:

Publicar un comentario

NOTA: Porfavor déjenme sus comentarios en las entradas de los post para que pueda verlos y seguirlos más fácilmente. Gracias